DIFERENCIAS ENTRE "ESCRITOR" Y "ESCRIBIDOR"


Cuando la gente entra a este blog y lee mi perfil, puede ver un término poco usual (escribidor amateur) que puse adrede junto con otro concepto que aún no han descifrado. Hoy llega el momento de dar la explicación gracias a un lector que me hizo la observación....les explico:

"Escribidor" es en sí un epíteto. Al escribidor, la Real Academia Española lo define, simple y generosamente, como un mal escritor. Pero hay escribidores de almas buenas y los hay de espíritus malos. El escribidor de alma buena admite sus limitaciones y aprovecha su destreza para escribir de ciertas cosas y publicarlas sin mayores pretensiones, vive feliz, sabe que sólo es un artesano de la palabra. El de espíritu malo vive amargado, es mezquino y resentido, piensa que es digno de reconocimientos y que el mundo gravita a su alrededor. Su habilidad de escribir la utiliza para exteriorizar su amargura. No es feliz y sus palabras son agrias . Se especializa en vituperios y agravios, pero sus limitaciones y escaso talento le impiden transformar su amargura en arte. Su injuria se limita al grito vulgar, a la manifestación de una histeria propia del chimpancé que choca su cabeza o sus puños contra la pared porque no sabe hacer otra cosa.

Hay una novela titulada: 'La tía Julia y el escribidor' de Mario Vargas Llosa. En ella aparecen dos autores diametralmente opuestos: uno conoce la fama y la gloria, aunque sea temporal, sus guiones para la radio son escuchados y seguidos con deleite por la mayoría de los oyentes del país; el otro vive un poco a la sombra del primero, de vez en cuando logra sacar de su vieja máquina olivetti un artículo para el periódico, algún que otro cuento, que no duda en destruir (decepcionado) al cabo de una semana.

El primero es el «escritor», la persona que disfruta de las mieles del triunfo. Se gana la vida con sus publicaciones. La inspiración acude abundante a su pluma. Todos y cada uno de los lectores admiten sin paliativos su talento.


El segundo es el «escribidor». Sólo un reducido grupo de amigos conoce su afición a las letras. Está en lucha continua con las musas. Le da miedo y hasta vergüenza que los demás echen siquiera un vistazo a lo que él ha sido capaz de componer, muy a duras penas.


Pero pasa el tiempo; nuestros dos héroes viven sus peripecias, cada uno por su lado. El primero, en pleno apogeo artístico, tarda en advertir que en realidad se ha pasado al otro lado de la montaña: ha comenzado para él el declive. El segundo, por el contrario, se ha ido construyendo como persona; ciertos escarceos amorosos con una señora de alta cuna le han servido para formarse una identidad, una personalidad única y exclusiva.


Las modas, los hábitos cambian, las costumbres son otras con el despuntar de una nueva década.


Las radio-novelas viven sus últimos momentos de esplendor. El auditorio da poco a poco la espalda a los folletines de las emisoras. Nuestro elogiado autor se ve en cuestión de meses abocado al olvido. Ya nadie se acuerda de sus guiones y trabajos literarios. El escritor se ha convertido, por obra y gracia del público, en un mediocre escribidor.


Mientras tanto, el otro escribidor, el del principio, ha ido ganando peso en la redacción del periódico. Ha conseguido por fin publicar algún que otro cuento en una revista prestigiosa. Su nombre va adquiriendo vuelo. De repente, la «República de las Letras» queda al alcance de su mano.Esto que narra tan admirablemente bien Mario Vargas Llosa ha sucedido, en realidad, infinidad de veces. Es un poco a la manera del cuento de nunca acabar. Los escribidores, que comienzan apenas su carrera literaria, se convierten luego en escritores; y viceversa: el cambio de apreciación no depende de su labor personal, sino de los gustos, modas y caprichos de los lectores.


A Cervantes lo tuvieron durante medio siglo por un escritor de poca monta. Muchos sabios de las universidades lo calificaban de «escritorzuelo». Y, sin embargo, ¿quién se acuerda ahora de esos sabios de entonces? Nadie. El escribidor ha triunfado al fin sobre la medianía y la pedantería de los muchos envidiosos que en el mundo hay.


Así pues, en materia de calidades literarias nadie tendrá nunca la última palabra. La historia ha desmentido tantas veces lo que se tenía por verdad absoluta! ¿En cuántas ocasiones hemos dado la vuelta a la torta, valorando lo que antes se menospreciaba, a la vez que arrojábamos al cajón del olvido lo que en su día gozó de fama sin igual?

Entonces no se sorprendan si Boquechivo le da una pela a Coehlo.

Cuando escribo persigo que estos "pequeños" textos tengan una influencia directa o indirecta en las pocas personas que tengan el coraje de transformarse en lectores de estos párrafos. Simplemente intento enviar un mensaje, y con él intentar abrirle los ojos a algunas personas.

7 Responses to “DIFERENCIAS ENTRE "ESCRITOR" Y "ESCRIBIDOR"”

Jose B dijo...

Muy elocuente tu explicacion Eliu. Como beneficio de informacion para los que no vivimos en la comarca; has publicado articulos en alguna revista o periodico?

Jose B dijo...

Muy elocuente tu explicacion Eliu. Como beneficio de informacion para los que no vivimos en la comarca; has publicado articulos en alguna revista o periodico?

Keseyoke dijo...

no Jose, no lo he hecho.....de hecho pienso que para involucrarme en esos ambitos tendrian q pasar ciertas cosas previamente.

Anónimo dijo...

apenas te conozco y aunque no entiendo mucho de computadoras soy un asiduo lector de KESEYOKE, y se lo recomiebdo a mis amigos y familiares. Yo se que llegaras lejos principalmente en este medio .en el internet y en jovenes como tu ,Timoteo,remolacha,judith lecrelc,etc, esta el futuro de nuestro pais.Dios los bendiga a todos

luis de leon

Keseyoke dijo...

Amigo Luis, valoro enormemente su apreciacion, y el que ud piense eso compromete a uno, ahora bien pienso que hay muchos jovenes valiosos en RD, jovenes que no tienen forma de expresar sus inquietudes pero con gran valía.

Lo malo es que muchos de estos se desvian por no encontrar el camino adecuado y el apoyo necesario.

Luis, este pais ta forrao de gente buena. Los malos son los que nos gobiernan q no crean condiciones de expansion para quienes desean, hay q partirse el pezcuezo.

sweetdom2084 dijo...

Tituaaa...no dejas de sorprenderme eliu al cesar lo que es del cesar y definitivamente esto es lo tuyo naciste pa esto...pa lante y exitos!

INICIO